Ghee

El ghee sería el equivalente indio a nuestro aceite de oliva, es uno de los ingredientes principales en la cocina del país y según la tradición ayurvédica cuenta con innumerables propiedades favorables para el organismo, así Svoboda nos cuenta:

“El ghee de vaca (…) favorece la memoria, la inteligencia, el fuego digestivo, el semen (…) y la grasa. Purifica de toxinas el organismo y cura la demencia, la tisis, la fiebre crónica y la falta de prosperidad (…) El ghee añejo se usa en el tratamiento del alcoholismo, la epilepsia, los desmayos, la tisis, la demencia, los estados tóxicos, la fiebre y el dolor de vagina, de oídos o de cabeza. El “Ghee Cien Veces Lavado” es solamente de uso externo, para cicatrizar heridas y calmar pitta (…)”

Lo que es indudable es que si buscas el auténtico sabor de India a la hora de elaborar una receta, necesitarás tener a mano un poco de ghee. Mr. Singh dice que si normalmente tomas cuatro chapatis, si los untas con ghee comerás ocho.

Al ser un ingrediente tan común en este tipo de cocina (y estar presente en rituales religiosos), es relativamente sencillo encontrarlo a nivel comercial, pero también se puede elaborar en casa de forma fácil a partir de una barra de mantequilla. Solamente hay que llevar la mantequilla hasta el punto de ebullición y luego separar la parte sólida que queda en el fondo del cazo de la parte líquida. Bastará con colarlo ayudándonos de una gasa. Puedes encontrar más información pinchando AQUÍ

El ghee inicialmente presenta un aspecto líquido, pero poco a poco irá adquiriendo una textura untuosa.

Ghee caseroIMG_3953

Anuncios