El bebé

family converse

Acabo de terminar de ver el documental “Babies”, llevaba bastante tiempo con él en la cabeza, pero a sabiendas de que no hay ningún tipo de diálogo me daba bastante pereza ponerme a ello. Al final hoy ha sido el día y debo decir que no se me ha hecho pesado en absoluto. Trata sobre un poquito más del primer año de vida (hasta que empiezan a andar) de cuatro bebés y cada bebé pertenece a un país diferente: Mongolia, Japón, Estados Unidos y Namibia. Y obviamente, la gracia del documental aparte de las monerías de los niños es ver los contrastes culturales de los diferentes entornos de crianza.

Como te imaginarás, es un tema bastante candente en mi mente ahora mismo, con un bebé que pertenece a dos mundos. La verdad es que de momento estamos fusionando bastante bien los dos estilos de crianza, en la mayoría de las situaciones porque seguimos las instrucciones del pediatra, que es la voz de la autoridad, en otras nos guiamos por lo que nos ha resultado más cómodo como pareja y en otras hemos preguntado aquí y allí y lo hemos probado todo. Por ejemplo, en temas de alimentación hacemos caso a lo que nos dice la médico de aquí, aunque seguramente en India nos darían otras directrices. Aquí la legumbre es de lo último que se incorpora a la dieta de los bebés y sin embargo, Charli me comenta que en India tienen un tipo de lenteja muy suave para el estómago con la que se cocina una especie de caldo que es lo primero que comen los niños en India.

Algo parecido nos pasó con el baño. En India esperan muchísimo a bañar a los bebés por primera vez, al menos en Khajuraho. Estoy hablando de que igual no les bañan hasta el tercer mes, no me acuerdo de cuántos meses eran exactamente. Aquí la pediatra nos comentó que podíamos bañarle en días alternos y sin usar jabón, nosotros esperamos a que se le cayera el resto de cordón umbilical y empezamos a bañarle.

Una situación en la que hemos optado por escoger lo que nos ha convenido más ya no como pareja, que también, sino como seres humanos que necesitan descansar, ha sido la de poner al bebé en cuna. En India se practica muchísimo el colecho con los bebés, aquí si has leído a Carlos González también, pero para quien no está al día de las “lecturas recomendadas para padres primerizos” es un indicativo de que estás malacostumbrando al bebé. El caso es que nosotros con el bebé en la cama no descansábamos en absoluto y luego nos empezamos a emparanoiar con el síndrome de la muerte súbita, una cosa y otra y al final ha acabado en una cuna en nuestra habitación. Aunque he de reconocer que últimamente el tramo final de sueño lo está haciendo en nuestra cama.

Y con lo que lo hemos probado todo ha sido con los gases, afortunadamente no los sufrimos durante mucho tiempo, pero mientras estás en ello cualquier sugerencia es válida.

Así que de momento aquí nos vamos apañando. Nos gustaría ir a India cuando Arjun tenga siete meses, veremos el contraste, porque al final aquí yo estoy en mi cultura y el pediatra cumple con mis expectativas, pero en el pueblo con todo el “mujerío” espero no tener que pelear mucho, que tengo el instinto de leona a flor de piel. Lo bueno es que también me darán ideas, aprenderé cosas nuevas y mejoraré técnicas como el masaje a bebés. Aquí lo practico, pero tengo ganas de que me vea y me corrija mi suegra que lo lleva en la sangre.

En relación a los contrastes culturales de la maternidad, leí el otro día un artículo sobre una estadounidense viviendo con su familia en La India. De las “12 cosas sorprendentes” que enumera, muchas ya las conocía, pero una que me sorprendió y me preocupó a partes iguales, fue el darme cuenta de que tienes que intentar que tu hijo no se trague el agua en la que le estás bañando, asunto que me parece bastante complicado según la edad de la que estemos hablando.

Pero bueno, al final son detalles que hay que tener en cuenta, pero que son pequeños en comparación a lo que supone la riqueza de pertenecer a dos culturas. Arjun no podrá beber el agua en la que se baña en India, pero aparte de poder estar con su familia, que es lo más importante, se va a impregnar de un despliegue de estímulos para todos los sentidos.

Anuncios