Wonderful London

Tower Bridge London

Pues Londres fue, como siempre, maravilloso. A pesar del frío, de la lluvia y de que a las cinco de la tarde ya era noche cerrada, la city nos acogió, nos dio todo lo que buscábamos y cuando se nos agotó el tiempo volvimos, como Cenicienta, a nuestra rutina habitual.

Tal y como aseguramos, visitamos el Madam Tussaud, donde encontramos imágenes tan curiosas como a un sikh bailando punjabi junto a Michael Jackson:

sikh michael jackson madam tussaud

Presentamos nuestros respetos a Lord’s, la cuna del cricket británico:

Lord's cricket London

Saludamos al Big Ben:

Big Ben

Montamos en el London Eye:

London Eye

Y probamos mucha comida india. Nos quedamos sorprendidos con la inmensa variedad de productos indios que puedes encontrar en las estanterías de los supermercados y nos vinimos con la pena de habernos traído una cajita de gulab jamuns, pero las restricciones aeroportuarias en cuanto al tamaño y el peso de la maleta nos lo pusieron complicado. De todos los restaurantes que probamos, el que más nos gustó fue el Masala Zone, que cuenta con varios restaurantes repartidos por todo Londres. Nos han hablado muy bien del Amaya (restaurante indio con una estrella Michelín), pero aunque ambos pertenecen al mismo grupo llamado “The Real Indian Food Company”, “Amaya” es para otro tipo de bolsillos. También mencionar que nos sorprendió la cola que se formaba cada noche en la puerta del Dishoom, cerca de Covent Garden. Un “café de Bombay”, aparentemente de reciente apertura, con una estética original y muy cuidada. Una mezcla de estilos indios y británicos propios del Bombay más clásico. A los pobrecitos que esperaban en la fila les administraban vasitos de chai para ayudarles a combatir el frío. Sin duda, una asignatura pendiente para nuestra próxima visita a la capital británica.

thali masala zone

Anuncios

Preparativos de nuestro viaje a Londres (parte II): Buscando La India en Londres

Otro de los motivos por los cuales nos motivaba el viaje a Londres es la importante presencia de la comunidad india en la capital británica, lo que da pié a que nos sintamos un poquito más cerca de nuestro otro hogar. Mi hermano nos toma el pelo porque dice que vamos a hacer el típico recorrido turístico que hacen los indios en Londres, lo que podríamos pasar a llamar “El Desi Tour”. Y aunque no le falta razón, tampoco es tan exagerado.

Por ejemplo, no está entre nuestros planes visitar el templo hindú de  Shri Swaminarayan Mandir, el primer templo de estas características en Europa.

La fuente de la imagen la puedes encontrar pinchando AQUÍ

La fuente de la imagen la puedes encontrar pinchando AQUÍ

Tampoco forma parte de nuestro recorrido visitar Southall, la “Little India” londinense.

La fuente de la imagen es ESTA

La fuente de la imagen es ESTA

Lo que sí nos hubiera gustado hacer, pero que lamentablemente no llegamos a tiempo, habría sido participar de las celebraciones del Diwali en Londres. Este año, la festividad es el 3 de Noviembre, nosotros llegaremos a Inglaterra el 4 y las ceremonias en Trafalgar Square están programadas para el 27 de Octubre de 14.00 a 19.00. Puedes consultar el programa pinchando AQUÍ.

La fuente de la imagen es ESTA

La fuente de la imagen es ESTA

La foto es de ESTA página

Nuestro “Desi Tour” va a incluir la visita al Madame Tussauds con fotos con los actores de Bollywood incluidas.

La foto pertenece a la página web del Madame Tussauds de Londres

La foto pertenece a la página web del Madame Tussauds de Londres

Un recorrido por el campo de cricket de Lord’s, un emblema en la cultura del cricket en todo el mundo.

Fuente de la imagen: AQUI

Fuente de la imagen: AQUI

Y por supuesto, comidas y cenas en los múltiples restaurantes indios de la ciudad. Para eso, hemos estado consultando el ranking de los 50 mejores restaurantes indios en Londres que sugiere la revista Time Out (si te interesa, puedes leerlo pinchando con el ratón sobre el titular azul)

Volveremos con fotos de nuestro periplo por la capital británica ¡veremos qué sorpresas nos depara!

¡Escríbenos si tienes alguna sugerencia!

Preparativos de nuestro viaje a Londres (Parte I): Viajar al Reino Unido con un cónyuge no comunitario

¡Finalmente parece que nos vamos a Londres de vacaciones! Ya he contado en alguna ocasión que yo estuve viviendo dos años en la capital británica y me hacía especial ilusión mostrarle ese pedacito de mi vida a Mr. Singh. Pero, obviamente no iba a ser tan fácil. El Reino Unido aplica su propia normativa en cuanto a la entrada de personas en su territorio y a pesar de que Mr. Singh puede viajar libremente por la mayoría de los países miembros de la Unión Europea gracias a su NIE comunitario, en el caso de Inglaterra es un pelín más complicado.

Si no eres miembro de la Unión Europea, en términos generales necesitas un visado para entrar en UK (como en el resto de los países de la Unión), sin embargo, si estás casado con un ciudadano miembro de la UE, puedes solicitar el “EEA Family Permit” que es un permiso de entrada en el país siempre y cuando viajes acompañando a tu cónyuge o vayas a reencontrarte con tu pareja en el Reino Unido.

La diferencia entre el “EEA Family Permit” y un visado es que si presentas la documentación requerida, te van a admitir la solicitud. No hay pié a denegarla como un visado. El trámite es mucho más breve: el visado tarda tres meses y el “EEA Family Permit” estiman que te lo entregan en 15 días laborables (a nosotros nos lo mandaron a casa en menos de una semana) Y además el “EEA Family Permit” es gratuito, únicamente pagas las tasas de la agencia de transporte que te lo enviará a tu domicilio.

El inconveniente es que hay que tramitarlo en la Embajada Británica en Madrid. Nosotros escribimos al World Bridge Service que aparentemente es el organismo que tramita los permisos y visados y nos explicaron que hay asuntos de Embajada que no se delegan a los Consulados, con lo cual no podíamos realizar el trámite a través del Consulado Británico de Bilbao y teníamos que ir sí o sí a Madrid.

Se supone que toda esta información queda recogida en la página de la “UK Border Agency”, pero desde mi punto de vista no quedaba muy claro. En esta página enfocan todo el tema del “EEA Family Permit” en la posibilidad de que yo estuviera trabajando y viviendo en el Reino Unido y Mr. Singh viniera a encontrarse conmigo. Seguíamos con la curiosidad de si para una visita turística teníamos que realizar el mismo proceso. Todas nuestras dudas las presentamos vía mail al World Bridge Service y ellos nos las resolvieron de un día para otro. Si tienes alguna pregunta sobre visados es la opción más eficaz y económica, si no en la Embajada te van remitiendo a números de teléfono con unas tasaciones por minuto sólo aptas para el Señor Al-Fayed.

Un apunte más: Los representantes de las compañías aéreas en el aeropuerto de Bilbao no tienen ni idea de la existencia del EEA Family Permit. Fui un día al aeropuerto para ver si me podían ayudar a resolver mis dudas y en los mostradores me contestaban de forma bastante arisca que necesitábamos un visado y punto ¡Esperemos no tener ningún problema el día que nos toque embarcar!

Londres Big Ben London Eye Parlamento

Londres gourmet

Llevamos días sin publicar nada en el blog. Mr. Singh acaba de volver de India y yo he aprovechado un ofertón de una compañía de vuelo de bajo coste para visitar Londres con mi hermana.

Soy una amante de los libros de cocina, en especial de la repostería y quería aprovechar la visita a la capital británica para conocer (y probar) “in situ” muchos de los lugares que se anuncian en las estanterías de mi cocina.

Nos quedamos anonadadas con el emporio que tiene montado Jamie Oliver por toda la ciudad, como ejemplo, el enorme local polivalente que ha abierto en Notting Hill Gate. Según entras en la tienda, puedes ver a un grupillo de gente cocinando, se trata de personas interesadas en aprender las artes culinarias de Jamie y que reciben clases de cocina a la vista de toda la clientela. En esa misma planta, puedes encontrar comida para llevar y utensilios de cocina de todo tipo que podrás adquirir por un módico precio. La planta de arriba la han destinado a restaurante. Puedes encontrar más información y fotos  pinchando aquí.

Yo tenía muchas ganas de pasar por Ottolenghi, era una de mis asignaturas pendientes con la ciudad. Estuve viviendo una temporada cerca de local que tienen en Notting Hill y de vez en cuando pasaba por delante de su escaparate sin atreverme nunca a entrar. Tiempo más tarde compré dos de sus libros a la vez que leía la aventura de Iban Yarza en su “Diario de aprendiz de panadero” contando sus experiencias en el obrador del local. Así que esta vez me quité la espinita. Entramos en el maravillosos local blanco inmaculado y nos sentaron en una mesa compartida que tienen al fondo. Nos ubicaron junto a una escalera que debía de conectar con la cocina, porque no dejaban de subir y bajar diferentes exquisiteces, entre todas ellas hubo una que nos fascinó y que nos apañamos para describir a los amables camareros.

Así lucía la obra de arte:

Ottolenghi cheesecake caramel macadamia nueces nuts

Una cheesecake de nueces de macadamia con caramelo. Puedo decir, sin exagerar, que se trata de uno de los pasteles más ricos que he probado en mi vida. Así quedó el plato:

También entramos en la Primrose Bakery de Covent Garden. Es una pastelería que me gusta, porque a pesar de que sí cuentan con una línea de cupcakes infantiles en tonos estrambóticos, da la sensación de que no utilizan en exceso los colorantes alimenticios. En el lugar, tranquilo y acogedor, devoramos una deliciosa y finísima cupcake de limón:

Primrose Bakery Covent Garden

Lemon cupcake at the Primrose Bakery

Para el próximo viaje, ha quedado pendiente probar un pastel en Violet o algún otro postrecito en el puesto de Coco & Me en el Broadway Market.

Como curiosidad, teníamos el albergue cerca del Borough Market. Y según llegamos, decidimos que el último día nos daríamos el homenaje de desayunar en alguno de los puestos del mercado, sin tener en cuenta que el mercado no abre todos los días y que a esas horas de la mañana en pleno invierno, lo último que apetece es desayunar en la calle. Así que el homenaje nos lo dimos, pero en una tetería de las inmediaciones. Éste fue el desayuno de nuestro último día en Londres:

Breakfast Borough Market

Cafe Borough Market

Mira Nair

La primera película con temática india que vi en el cine fue La boda del Monzón, de Mira Nair. Fue en el Prince Charles Cinema, un cine de la capital británica en el que pasan películas independientes y de culto a un precio más económico que la media de salas londinenses. Nada más terminar de ver el largometraje, fui a comprar la banda sonora en el HMV del Trocadero.

La película en cuestión, cuenta el proceso de una boda india a través de las experiencias de los diferentes personajes:

 

La siguiente película que visioné, de la misma directora, fue, unos años más tarde, “Kamasutra: Una historia de amor” Un cuentito con connotaciones de leyenda india, en torno a los templos del Kamasutra. Aquí es dónde sin saberlo, vi por primera vez la ciudad que tiempo después se convertiría en mi segundo hogar, Khajuraho.

 

Ria

En Londres, después de mi experiencia en Caffé Nero, estuve trabajando en una guardería. Imagínate una de esas guarderías de la capital británica con niños de todos los colores.

Sorprendentemente, sólo teníamos una niña india. Se llamaba Ria. No estaba en el grupo de niños que correspondían a mi sala, pero al comenzar la mañana todos los “toddlers” y cuidadoras nos reuníamos en un espacio común donde dábamos la bienvenida a los niños a través de juegos y canciones.

Ria venía únicamente dos días a la semana. Normalmente, la traía su abuela y la recogían sus padres. Cada vez que la abuela de Ria entraba en la sala con la niña en brazos, la colocaba en mi regazo. Si yo tenía otro niño, buscaba un huequecito para su nieta, de forma que yo pudiera manejarme con los dos. Y me hacía ese gesto con la cabeza y las manos que ahora es tan familiar para mi y que significa algo así como “Así está bien”

Entre la niña y yo no había ningún tipo de vínculo especial. Terminaba la canción y se quedaba en su sala mientras yo me dirigía a la mía con mis pequeños. Era la abuela la que tenía “algo” conmigo.

¿Sabría esa mujer algo que yo no alcanzaba a entender en aquel momento?

Window Jaisalmer

Desde la ventana del fuerte de Jaisalmer