Amma

Obviamente, viajando por India te encuentras con múltiples buscadores de “lo espiritual”: practicantes de yoga, gente que se apunta a seminarios de ayurveda o personas a las que les gusta aislarse del mundo occidental durante una temporada y se retiran en el ashram de algún gurú.

La contrapartida de todo esto es que “lo espiritual” mueve cantidades ingentes de dinero en un país en el que la renta per capita es bastante escasa y más de uno ha estado avispado y “se ha montado el chiringuito”. En realidad, no hay ningún problema, el occidental sale contento tras su “Eurodisney espiritual” y el asiático en cuestión termina contento con el bolsillo lleno.

Con esto no estoy diciendo que la espiritualidad en India sea una patraña, ni muchísimo menos, pero hay que andarse con ojo. Creo en que hay gente especial que llega a otra dimensión, pero también creo mucho, muchísimo, en la capacidad de la auto-sugestionabilidad humana.

En nuestro primer viaje a India quisimos  visitar un ashram, no tanto por una motivación iluminatoria, sino más bien como parte del recorrido turístico. Fuimos a parar al ashram de amma, la mujer que abraza. Al parecer, a través de su abrazo transmite una energía especial. No tuvimos la oportunidad de recibir su abrazo, porque coincidió que amma estaba de ruta por Estados Unidos, así que no puedo decir qué se siente.

El día 7 de Junio. acudirá al Hotel Barceló Nervión, uno de sus discípulos más allegados, Br. Shubamrita, que imparte una técnica de meditación.

Al ver el cartel en la calle, me asalta la duda de siempre, ¿se tratará realmente “un elegido” o es que amma está “abriendo sucursales”?

ashram amma India

Vistas desde nuestra habitación en el ashram de amma

Seguramente será que mi mente occidental no me deja alcanzar La Verdad.

Anuncios