“Viajo por primera vez a India, ¿me dais algún consejo?”

Si viajas por primera vez a India, estarás con el gusanillo ese de “a ver qué me encuentro” Al final, un viaje a India es un reflejo de la vida, una suma de pequeños momentos intensos; a veces maravillosos, otras veces duros, alegres, humanos … pero sobre todo, y como la vida misma, una aventura diferente y única para cada uno de sus protagonistas ¡Veremos qué te depara la tuya!

Cada uno viaja a su forma, yo lo hice con un buen amigo y una mochila al hombro. Según llegábamos a una nueva ciudad buscábamos un lugar donde pasar la noche, con lo cual, mis consejos, aunque aptos para cualquiera, van más orientados a este tipo de viajeros.

Antes del viaje: ¡Prepárate!

– Infórmate sobre las vacunas que son necesarias. Que la picadura de un mosquito no te amargue el viaje. Hay toda una polémica con el tema del “Malarone”, las pastillas para la malaria, pregunta a tu médico. Dependiendo de a qué zonas y en qué fechas vayas quizá sea aconsejable que las tomes.

**En Bilbao, te puedes informar sobre las vacunas necesarias en Sanidad Exterior, en Gran Vía 62, portal centro, 1º izq.

** En Barcelona yo me vacuné en el Hospital Clínic.

– No olvides meter en la mochila:

Una “sábana saco”: las encuentras en Decathlon y es la mejor compra que hice para mi primer viaje. Por si en un momento dado, duermes en un Templo o en algún lugar en el que no te proporcionan sábanas, es más ligero que un saco de dormir y mucho más fresquito para las noches calurosas.

Una linterna: En India, se suelen producir bastantes cortes de electricidad para ahorrar energía. Generalmente, se producen por la mañana para aprovechar la luz diurna, pero nunca se sabe. Por si acaso, yo te recomendaría llevar una linternita que no abulte mucho.

Yo llevaba mosquitera y le di mucho menos uso del que esperaba. Si vas a habitaciones con aire acondicionado, generalmente no hay mosquitos en la habitación, de lo contrario, en muchos lugares te proporcionan la mosquitera y en los que no te poporcionan, normalmente no tienen un lugar del que colgarla y suele ser bastante aparatoso. Al final te untas bien de repelente y rezas para que esa noche no tengas un mosquito volando alrededor de tu oído.

Repelente de mosquitos (aunque también lo puedes conseguir allí)

Crema de sol.

Algún gorro o pañuelo para protegerte la cabeza del sol.

Dependiendo de la zona y de la época en la que viajes lleva un cubre-mochilas, porque cómo te pille el monzón por el camino ¡te moja todo!

Pastillas para la diarrea. Nunca sabes cuándo puede llegar, mejor llévalas compradas desde aquí.

Si viajas a la aventura, yo te recomendaría, al menos para el primer día, que sí que hagas la reserva de la primera noche de hotel y enseñes tu reserva al taxista cuando llegues al aeropuerto, o incluso, que si el hotel te hace el servicio, vaya alguien a recogerte a la terminal, no supone un desembolso económico muy grande y te permite vivir el primer encontronazo cultural con cierta tranquilidad.

Nosotros, en nuestra inconsciencia, fuimos sin nada reservado y prácticamente nos pasó todo el capítulo de “Precauciones” que aparece en la Lonely Planet.

Probablemente, si viajas como mochilero, pasarás tu primera noche en el Paharganj:

Paharganj

Si tienes pensado desplazarte en tren, hay varias categorías de vagones. Si buscas algo económico tendrías  la clase Sleeper 3rd AC (con aire acondicionado)

Si quieres desplazarte en avión, puedes buscar vuelos económicos en compañías como Indigo o Jet Light (No te puedo decir qué tal están porque yo nunca me he desplazado en avión dentro de India)

Ten cuidado con el agua, zumos, etc. Yo quizá rayo la obsesión, pero incluso me lavo los dientes con agua de botella. Al final, estás de vacaciones, es un gesto que no te supone ningún tipo de esfuerzo y previenes que una cagalera te arruine el viaje.

También creo que es casi imposible no padecer algún tipo de trastorno físico durante el viaje. La sobreestimulación que viven tus sentidos es tal que tu cuerpo tiene que procesarlo de alguna manera. Nuevos olores: a especias, a aceite para el pelo, a dalias, a boñiga de vaca… nuevos sabores: nuevas frutas, nuevas combinaciones de alimentos, una leche que no está tan procesada, el picante… nuevos sonidos: los cláxones de camiones, ricksaws, bicis, el chai wallah gritando para vender su té, los vendedores arremolinados a tu alrededor y hablándote sin parar intentando llevarte a su tienda… nuevas “visiones”: los colores, las vacas, las miradas, los niños, toda una nueva realidad que se manifiesta frente a ti y todo de golpe.

Y es a medida que te vas acomodando a esta nueva realidad, a medida que participas de ella y dejas de observarla como un mero espectador, cuando empieza de verdad tu viaje.

¡Que lo disfrutes!

** Si tienes alguna consulta no dudes en escribirnos, ¡te asesoramos en la medida que seamos capaces!

** Si has viajado por India y tienes algún consejo o experiencia que aportar ¡te animamos a que lo compartas con nosotros!

Anuncios