Ghee

El ghee sería el equivalente indio a nuestro aceite de oliva, es uno de los ingredientes principales en la cocina del país y según la tradición ayurvédica cuenta con innumerables propiedades favorables para el organismo, así Svoboda nos cuenta:

“El ghee de vaca (…) favorece la memoria, la inteligencia, el fuego digestivo, el semen (…) y la grasa. Purifica de toxinas el organismo y cura la demencia, la tisis, la fiebre crónica y la falta de prosperidad (…) El ghee añejo se usa en el tratamiento del alcoholismo, la epilepsia, los desmayos, la tisis, la demencia, los estados tóxicos, la fiebre y el dolor de vagina, de oídos o de cabeza. El “Ghee Cien Veces Lavado” es solamente de uso externo, para cicatrizar heridas y calmar pitta (…)”

Lo que es indudable es que si buscas el auténtico sabor de India a la hora de elaborar una receta, necesitarás tener a mano un poco de ghee. Mr. Singh dice que si normalmente tomas cuatro chapatis, si los untas con ghee comerás ocho.

Al ser un ingrediente tan común en este tipo de cocina (y estar presente en rituales religiosos), es relativamente sencillo encontrarlo a nivel comercial, pero también se puede elaborar en casa de forma fácil a partir de una barra de mantequilla. Solamente hay que llevar la mantequilla hasta el punto de ebullición y luego separar la parte sólida que queda en el fondo del cazo de la parte líquida. Bastará con colarlo ayudándonos de una gasa. Puedes encontrar más información pinchando AQUÍ

El ghee inicialmente presenta un aspecto líquido, pero poco a poco irá adquiriendo una textura untuosa.

Ghee caseroIMG_3953

Apuntes culinarios: El Comidista y Rick Stein

Recientemente “El Comidista” en su columna de “El País” escribía un reportaje que titulaba: “Despensa para novatos: algunos ingredientes básicos para hacer comida india” Recomiendo el artículo, interesante y bien documentado, con pistas sobre dónde conseguir algunos de los productos que propone. En nuestro caso, ya os hemos contado que principalmente, nuestra despensa la surten el pakistaní de la calle Hernani, la sección de alimentos del mundo de Carrefour y el Lidl cuando de vez en cuando hacen promociones de Asia.

Aprovechando la temática culinaria, quería recomendar la serie y el libro de cocina de Rick Stein “En busca del curry perfecto”. En la que un británico se adentra en la cultura de La India para descubrir la mezcla ideal de especias. Los capítulos están íntegros en youtube, eso sí, en inglés. Basta con escribir en el buscador “Rick Stein India” et voilà!

El libro, que se puede conseguir fácilmente en Amazon, se divide en los apartados de: comida callejera, verduras, pescados, carnes blancas, carnes rojas y dulces. Con fotos espectaculares y recetas sencillas de seguir es un referente entre los libros de cocina india. Como punto negativo que nos pueda costar encontrar algún ingrediente o algún utensilio de cocina.

Rick Stein India

Cómo preparar lassi

¡Por fin llegó el sol a Bilbao! ¡Y ha llegado con fuerza! Apetece sumergirse en el mar y tomar una bebida refrescante.

El lassi es la bebida india por excelencia para combatir el calor. Es un éxito entre turistas, aunque deberíamos de andarnos con ojo, porque generalmente la preparan con hielo y por experiencia propia, el agua con la que se ha formado el hielo a veces no es apta para extranjeros…

Es una bebida dulce (también existe la versión salada) hecha a base de yogur, a mi me encanta porque me recuerda a mi infancia. Cuando terminas el lassi, en el vaso se quedan los surcos del yogur, como cuando de pequeños tomábamos “Danups”, ¿a quién no le llamaban la atención aquellas marcas en el cristal del vaso?

La versión más sencilla es el sweet lassi, con yogur, azúcar y agua. Tanto el chef de este vídeo como mi suegra nos recomiendan batirlo con varillas, mejor que en la batidora eléctrica. Os dejo el enlace del vídeo:

En algunos casos, en lugar de añadir agua fría, añaden leche. Y es muy común encontrar variantes de lassis con fruta, el mango lassi es uno de mis favoritos:

Imagino que a falta de pulpa de mango, puedes batir el mango con la batidora eléctrica por un lado y luego añadirlo a la mezcla de yogur con agua y azúcar y batirlo con las varillas.

Aquí os dejo la foto del lassi tóxicamente delicioso. Esta sacada por la noche y no es de muy buena calidad:

IMG_4127

Visita al supermercado

No somos especialmente amantes de las comidas precocinadas y envasadas, sin embargo, el año pasado, hubo en los supermercados Lidl una campaña de alimentos asiáticos en la que adquirimos una bandeja de “chicken curry” congelado que transportó a Mr. Singh a la India más profunda. “Sabe a India” me decía.

La semana pasada, repitieron esta campaña (en la que no conseguimos encontrar aquel “chicken curry”) y desató en nosotros una especie de consumismo voraz y un periplo por los supermercados con secciones de “alimentos del mundo”

Esto fue lo que adquirimos:

En Carrefour compramos una salsa de Tikka Masala y una mezcla de especias para aromatizar currys. El Tikka Masala ya lo hemos abierto y a mí, que no soy muy amante de natas y lácteos en salsas, me echa un poco para atrás porque una de las bases de este Tikka Masala es el yogur. Sin embargo, a Mr. Singh le ha gustado y comenta que podemos seguir usándolo eventualmente.

La mezcla de especias no la hemos probado todavía.

Sabores aparte, me encanta el envasado de los productos:

IMG_0503

 

 

También hemos hecho acopio de Naans. El Naan es un pan plano indio, que se cocina en horno Tandoori y que te enamora al primer mordisco. No conozco a nadie que haya probado el Naan y que no comience a salivar en cuanto escucha su nombre. En Carrefour compramos un paquete de la marca Patak’s (que ya nos hemos comido) y también estos naans chiquitines:

IMG_0507

Nos gustaron más los grandes de Patak’s, aunque nada comparado a un naan fresco relleno de queso, recién salido del horno y untado con un poquito de ghee…

En Lidl, también compramos naans que aún tenemos que probar:

IMG_0506

 

En Lidl compramos esta lata de pollo al curry, con ese ánimo de “a ver qué pasa”, aún no nos hemos atrevido a abrirla…

IMG_0505

 

Lo más divertido del Lidl fue que encontramos las clásicas galletitas chinas de la fortuna, que no tienen nada que ver con India, pero yo personalmente, no pude evitar hacerme con una cajita:

IMG_0508

¿momos? no, gyozas

La primera vez que probé los momos fue en McLeod Ganj. Creo que fue en aquél restaurante al que solíamos ir por las noches a calentar el cuerpo con una sopita thenthuk. Probablemente, nos los descubriera un chico francés que recorría el mundo buscando minerales y gurús milagrosos que aliviaran una enfermedad para la que la “medicina occidental” aún no había encontrado cura.

Los momos son una especie de ravioli que se consume cocido o frito. En el norte de la India y Nepal, el relleno suele ser principalmente de dos tipos: el vegetal (generalmente col y zanahoria) y el de queso.

Desde esa primera vez en McLeod Ganj, no paré de comer momos hasta que volví al centro de India. A Mr. Singh también le fascinan y de vez en cuando saliva acordándose de tan suculento manjar.

Ahora que he empezado una nueva “aventura asiática”, he aprendido que en Japón se consume algo parecido bajo el nombre de “gyozas” Así que hace un par de días, bajé a la tienda de ultramarinos japoneses más cercana a hacerme con un par de cajas con las que sorprender a Mr. Singh.

IMG_0290

No estaban malas, aunque no sabían igual… claro que el entorno también influye…

Dharamsala

Vista de McLeod Ganj

Lauki ki sabzi

Ayer probé un nuevo vegetal, en castellano no sé si tendrá nombre, quizá se englobe dentro de la familia de las calabazas. En hindi se llama “lauki”. Lo compramos en la tienda del pakistaní dónde habitualmente adquirimos la harina para cocinar chapatis. El interior es blanco, parecido a un calabacín.

El lauki antes:

Lauki Loki

y después:

lauki ki sabzi

De frituras varias

Algunos de nuestros últimos experimentos culinarios;

Hemos preparado “puri”, que sería prácticamente lo mismo que un chapati, pero cocinado en aceite:

Puri

Si lo comes con azúcar es lo más parecido a un churro que he probado en India.

Ayer cenamos samositas. Las samosas son una especie de empanadillas indias rellenas de patata cocida, guisantes, cebolla, guindillas y masala. Nosotros las cocinamos con obleas preparadas que compramos en el supermercado. Obviamente, no es exactamente lo mismo, pero no están nada mal para quitarse el antojo.

Samosas caseras