¿Te apetece un té?

Aquí, hace unos años, si llamaba a una amiga “para invitarle a tomar un té”, se imaginaba más o menos esto:

Té con la Realeza

En India, tomar una taza de té, forma parte de la cultura y de la rutina diaria. Si llegas a casa de alguien, por defecto prepararán varios vasitos de té. En los pueblos, se mantiene la costumbre de tomar una tacita para cerrar cuestiones comerciales y si viajas en tren, podrás escuchar los gritos de los chaiwala, tratando de vender su preciado líquido, por lo general un tanto aguado y en tamaño “txupito”.

Una vaso de chai se asemejaría a esto:

O a esta imagen que he encontrado en Pinterest vía Vineet Kaur y me ha encantado:

Cuando algo está tan extendido, como aquí la tortilla de patata, “cada maestrillo tiene su librillo” y resultaría inútil pretender escribir una receta universal de chai (He visto preparar chai sin utilizar agua)

Yo transcribo la que usamos en casa:

1/3 de taza de agua

1 cucharadita de té negro. Nosotros usamos la marca Tata tea, que en Bilbao lo puedes encontrar en la misma tienda donde compramos la harina para chapatis (cómo llegar: aquí)

2 cucharaditas de azúcar (depende de lo dulce que lo quieras)

1 trocito de jengibre fresco del tamaño de una falange del dedo (depende de lo picante que lo quieras)

Ponemos todo a hervir en una cazuelita y cuando veas que el té va tomando el color rojizo añades 

1/2 taza de leche entera (cuanto más cremosa más auténtica)

Y dejas que continúe hirviendo. ¡No le quites ojo! Cuando veas que se va formando la capa de crema en la leche puedes apagar el fuego y servir.

¡Que lo disfrutes!

** La receta de la Victoria Sandwich Cake que aparece en la foto del Principe William la puedes encontrar AQUÍ y rellenarla con un ganache de chocolate casero en lugar de mermelada.