El thali

El thali es el plato combinado de La India. Generalmente está compuesto por una base de arroz y/o chaptis, lentejas, algún encurtido, yogur para refrescar la sensación del picante  y en función del tamaño del thali, dos o tres curries.

IMG_1691

Bandeja para thali

Normalmente se presenta en platos de metal con varios huecos ó cuencos para las diferentes salsas.

A veces, en el sur de India lo sirven sobre hojas de árbol o en su defecto, sobre hojas de papel:

Thali durante el recorrido de las backwaters de Kerala

Thali durante el recorrido de las backwaters de Kerala

Para el viajero inexperto es una opción económica, sorprendente y divertida, generalmente no sabes muy bien lo que estás comiendo, pero siempre encuentras alguna combinación de tu agrado y es una forma de probar diferentes platos de La India. Puedes intentar memorizar los nombres para ir identificando los curries que más te gustan.

Thali en Darjeeling

Thali en Darjeeling. Aquí además del arroz y el chapati nos sirvieron un dosa.

Algunos de los ingredientes que más se utilizan en la cocina india en general son:

La coliflor: gobi

El tomate: tomater

Las espinacas: palak

Los guisantes: mutter

Las patatas: alo

Las lentejas: dhal

Los garbanzos: chola

El queso fresco: paneer (generalmente, los platos que llevan paneer no son excesivamente picantes)

El pollo suele ser “chicken” y los vegetales “vegetables”, así que es fácil identificarlos. Si te decides por pedir a la carta y no encuentras traducción al inglés, busca las combinaciones de alimentos que más te apetezcan, por ejemplo, si lees “mutter paneer” ya sabes que estás pidiendo guisantes con queso.

Un último apunte, en ocasiones, te preguntan si te gusta más o menos “gravy”, esto es con más salsa o más seco ¡Tú decides! ¡Con salsa es más jugoso, pero más difícil de agarrar con el chapati! ¡Que te aproveche!

Wonderful London

Tower Bridge London

Pues Londres fue, como siempre, maravilloso. A pesar del frío, de la lluvia y de que a las cinco de la tarde ya era noche cerrada, la city nos acogió, nos dio todo lo que buscábamos y cuando se nos agotó el tiempo volvimos, como Cenicienta, a nuestra rutina habitual.

Tal y como aseguramos, visitamos el Madam Tussaud, donde encontramos imágenes tan curiosas como a un sikh bailando punjabi junto a Michael Jackson:

sikh michael jackson madam tussaud

Presentamos nuestros respetos a Lord’s, la cuna del cricket británico:

Lord's cricket London

Saludamos al Big Ben:

Big Ben

Montamos en el London Eye:

London Eye

Y probamos mucha comida india. Nos quedamos sorprendidos con la inmensa variedad de productos indios que puedes encontrar en las estanterías de los supermercados y nos vinimos con la pena de habernos traído una cajita de gulab jamuns, pero las restricciones aeroportuarias en cuanto al tamaño y el peso de la maleta nos lo pusieron complicado. De todos los restaurantes que probamos, el que más nos gustó fue el Masala Zone, que cuenta con varios restaurantes repartidos por todo Londres. Nos han hablado muy bien del Amaya (restaurante indio con una estrella Michelín), pero aunque ambos pertenecen al mismo grupo llamado “The Real Indian Food Company”, “Amaya” es para otro tipo de bolsillos. También mencionar que nos sorprendió la cola que se formaba cada noche en la puerta del Dishoom, cerca de Covent Garden. Un “café de Bombay”, aparentemente de reciente apertura, con una estética original y muy cuidada. Una mezcla de estilos indios y británicos propios del Bombay más clásico. A los pobrecitos que esperaban en la fila les administraban vasitos de chai para ayudarles a combatir el frío. Sin duda, una asignatura pendiente para nuestra próxima visita a la capital británica.

thali masala zone