Yoga

Los vídeos con los que dejo a continuación, son de un coleguilla de Mr. Singh en Khajuraho.

Anuncios

Ria

En Londres, después de mi experiencia en Caffé Nero, estuve trabajando en una guardería. Imagínate una de esas guarderías de la capital británica con niños de todos los colores.

Sorprendentemente, sólo teníamos una niña india. Se llamaba Ria. No estaba en el grupo de niños que correspondían a mi sala, pero al comenzar la mañana todos los “toddlers” y cuidadoras nos reuníamos en un espacio común donde dábamos la bienvenida a los niños a través de juegos y canciones.

Ria venía únicamente dos días a la semana. Normalmente, la traía su abuela y la recogían sus padres. Cada vez que la abuela de Ria entraba en la sala con la niña en brazos, la colocaba en mi regazo. Si yo tenía otro niño, buscaba un huequecito para su nieta, de forma que yo pudiera manejarme con los dos. Y me hacía ese gesto con la cabeza y las manos que ahora es tan familiar para mi y que significa algo así como “Así está bien”

Entre la niña y yo no había ningún tipo de vínculo especial. Terminaba la canción y se quedaba en su sala mientras yo me dirigía a la mía con mis pequeños. Era la abuela la que tenía “algo” conmigo.

¿Sabría esa mujer algo que yo no alcanzaba a entender en aquel momento?

Window Jaisalmer

Desde la ventana del fuerte de Jaisalmer

Época de cambios

Una vez más.

También Garellano está en proceso de transformación.

En sus últimos momentos, ondea la bandera del Athletic.

Garellano

Garellano caída destrucción derribo

Con mis ojos de niña, fue durante algún tiempo la casa del Gargantua y albergaba rojos y brillantes camiones de bomberos.

Ahora dará paso a un proyecto de viviendas.

Como enunció Lavoisier: «Nada se crea, nada se pierde; todo se transforma.»

Y luego vino Jorge Drexler y compuso la melodía: